Textos

EL JUICIO VENECIANO de Giordano Bruno


El Juicio Veneciano

Si yo, ilustrísimo caballero, manejase un arado, cuida-

ra de un rebaño, cultivase un huerto y confeccionara una

prenda, nadie me miraría, pocos me observarían y por po-

quísimos sería reprendido, y nada me costaría complacer a

todo el mundo. Pero dado que soy un delineador del cam-

po de la naturaleza, solícito en lo concerniente a los pastos

del alma, un enamorado del cultivo de la mente y un Dé-

dalo en lo que respecta a los hábitos del intelecto, ved aho-

ra a uno que, habiendo posado su mirada sobre mí, me

amenaza; uno que, habiéndome observado, me atraca, otro

que, habiéndome alcanzado, me muerde, y otro que, ha-

biéndome capturado, me devora. No es una persona, no

son unos pocos son muchos, son casi todos.

Dejarnos vivir en paz

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Giordano Bruno y el Tribunal de la Inquisición devorándolo.
 
 

NAUSEA by Marguerite Duras


de LOS OJOS VERDES

Creo que el poder, sea el que sea, del pueblo o el

de una facción, siempre es un episodio repugnante

de la historia del hombre y del mundo. En todos los

casos, la toma del poder es usurpación del poder pre-

cedente. El término de legalidad aplicado al poder in

situ tendría que ser de género cómico. Creo que el

poder de la miseria es tán insano como el del dinero,

como el de la fé. Que los jóvenes mercenarios que

mataron a Pierre Goldman son tan nauseabundos

como los que les pagan. Creo que la miseria que rei-

vindica el derecho a juzgar y a castigar, a matar, sea

en nombre de la justicia, de la fé o de la fuerza, llega

a ser rigurosamente de la misma naturaleza que el

poder del dinero que acaba de derrocar. Que se aco-

pla a él, lo sustituye. Que las ejecuciones de los la-

drones afganos en Teherán en diciembre del setenta

y nueve, siguen siendo las que fueron ordenadas por

el Sha, ordenadas por Hitler,  Stalin, Pinochet. Que

en cada uno de nosotros, en cada pueblo, en todo

momento, hay madera para hacer un Hitler, un Sta-

lin, un Pinochet. En Francia, en cien años, estuvimos

unas semanas sin poder alguno; unos meses en 1870

y unos 15 dias en 1968. Como si la historia de Francia

se hubiera entregado de repente a la incoherencia.

Entonces, los hombres tuvieron miedo a ese estado sin

definición.

Por su actualidad, texto de M.Duras.

 

Larry Page & Google


Comentario de Winston Smith para www.elpais.es en http://www.elpais.com/articulo/economia/Larry/Page/desplaza/Schmidt/retoma/mando/Google/elpeputec/20110404elpepueco_1/Tes

Winston Smith( https://hacksperger.wordpress.com/ )- 04-04-2011 – 09:31:10h

Google, una fruta demasiado apetitosa para la asociación capitál-política. Una palanca con mucho poder que puede ser empleada de múltiples formas, como la famosa navaja Suiza. La utilidad trepanadora de cerebros está muy solicitada. En serio. El amigo Larri vé cómo Google se transforma en algo que comienza a detestar y supongo que intentará controlar las inevitables inercias y conducir el monstruo desencadenado por la senda que dió origen y naturaleza al invento. Servidor atento.

El futuro de Google. Todo cambio se produce en el ahora pero la mente puede anticiparse y virtualizar la amplitud de un futuro repleto de posibilidades. Se puede trabajar con hipótesis que determinen el futuro o por el contrario adaptar tu actuación a consideraciones de especulación y someter tus decisiones a profecias y análisis proyectadas en el devenir del tiempo. Larri es de los que prefiere fabricar futuro a sumirse en la corriente. En este supuesto yo optaría por trabajar en la telaraña en tierra y en la telaraña en el espacio. Seguro que él me entendería. Atentamente. Winston Smith.

 

31413

4368872143 TIME ?

 

 $ 577.68 10 1.7%
Apr. 5, 2011 10:37 ET Market Open
Update Quotes: On. Updates every 7 Seconds

Read more: http://quotes.nasdaq.com/asp/SummaryQuote.asp?symbol=GOOG&selected=GOOG#ixzz1If1NYwyU

Game of life 527235


John Horton Conway’s game of Life

Let me now start explaining the game of Life. It was invented by John Horton Conway, and must be the most famous cellular automaton ever. Life runs in a rectangular board, where each cell has two possible states: empty or occupied. Or, if you prefer, dead or live. Like this:

The game proceeds in generations. To get generation N+1 from generation N, make a table the same size and shape as the board. Let’s call this the “neighbour count”. In the first cell of neighbour count, write the number of live cells immediately bordering the first cell of the board. (By immediately bordering, I mean the eight surrounding cells.) Then do the same for all the other cells.

Then make another table, also the same size and shape as the board. This will hold the next generation, so let’s call it “next board”. Make each cell live or dead according to these rules, using the numbers in neighbour count:

  • A live cell with fewer than two live neighbours dies.
  • A live cell with more than three live neighbours dies.
  • A live cell with two or three live neighbours continues to live.
  • A dead cell with three live neighbours becomes a live cell.

 

Finally, copy next board’s cells back into the board. If you do this correctly, the shape above will evolve like this:

Subsequent generations will continue to move, taking four steps to shift one cell along the diagonal. This is one quarter of the fastest possible speed, so Life enthusiasts call it “a quarter of the speed of light”, or “c/4″.

Why these particular rules? In an article that helped make Life notorious, Scientific American‘s Mathematical Games for October 1970, Martin Gardner writes that Conway chose his rules after a good deal of experimenting, to satisfy three principles:

  • There should be no initial pattern for which there is a simple proof that the population can grow without limit.
  • There should be initial patterns that apparently do grow without limit.
  • There should be simple initial patterns that grow and change for a considerable time before coming to an end in one of three ways: fading away completely from overcrowding or from becoming too sparse; settling into an unchanging configuration; or becoming oscillators of period two or more.

 

As Gardner says in a follow-up article, Mathematical Games for February 1971:

Conway was fully aware of earlier games and it was with them in mind that he selected his recursive rules with great care to avoid two extremes: too many patterns that grow quickly without limit and too many that fade quickly. By striking a delicate balance he designed a game of surprising unpredictability and one that produced such remarkable figures as oscillators and moving spaceships.

My images above showed one of these remarkable figures, that simplest of self-moving objects known as a glider.

 http://www.j-paine.org/dobbs/life.html#Life simulators

Life simulators

Orthogonal spaceships in Conway’s Game of Life of varying speeds. Note some spaceships “overtake” others due to speed differences.
v=\frac{\max\left(|x|,|y|\right)}{n}\,c

http://algunoslibrosbuenos.blogspot.com/2011/02/theory-of-self-reproducing-automata.html


[PDF]

Theory of Self Reproducing Automata – Theory of  <———-descarga PDF

File Format: PDF/Adobe Acrobat – Quick View
by J VON NEUMANN – Cited by 2887Related articles
Theory of. SelfReproducing Automata. JOHN VON NEUMANN edited and completed by Arthur W. Burks. University of Illinois Pres

enter en el mundo desconocido_634589345


[caduca 1 de febrero 2010]^

Vivimos en un mundo que no comprendemos. Caemos en la cuenta de que no podemos adecuar el mundo,

que no tenemos la libertad suficiente, que si no podemos con la vida es porque no estamos dotados de los

recursos necesarios. Tal vez deba ser así. Pero el ser humano escruta el mundo y su disgusto le incita a inter-

venir, a transformar una realidad inaceptable, injusta, escandalosa. Porque se siente atrapado. Las grandes de-

cisiones que afectan a nuestra vida siempre son tomadas por otros. Nuestro nacimiento, la existencia entera,

la muerte, están en nosotros sin nuestro consentimiento. Solo queda la aceptación o la auto][ aniquilación en

sus múltiples formas. Lo tomas o lo dejas. El transcurso del tiempo no clarifica nada, por el contrario, la ex-

periencia aumenta la confusión, y sobre todo, el cansancio. No somos tan importantes, como accidentes del

destino no tenemos mucho que hacer una vez cumplidas las instrucciones genéticas del desarrollo y la repro-

ducción. Somos apenas un organismo con instrucciones detalladas de comportamiento. Y soñamos con ajus-

tes, jugamos con la negación, no queremos aceptar nuestra naturaleza real y de un modo u otro enloquecemos.

La locura es el rechazo de la mente lúcida a la que no se puede engatusar una vez descubierta la verdad. La rea-

lidad se presenta ante nosotros desnuda y el terror nos despedaza. Saber lo que uno es, es saberlo todo para

descubrir la nada, la amplitud de un vacío que es imposible saciar. Atentamente. Winston Smith.

Fuck Pekín


Fuck Pékin

grand angle

D’expositions alternatives en blog incendiaire, l’artiste Ai Weiwei est le seul dissident à provoquer aussi durement le régime chinois.

Malgré les pressions policières.    http://www.liberation.fr/monde/0101575493-fuck-pekin   Simon BENJAMIN

ACTU | 12 janvier 2011

L’atelier de l’artiste chinois Ai Weiwei démoli à Shanghai

Par CLÉMENT GHYS   http://next.liberation.fr/arts/01012313220-l-atelier-de-l-artiste-chinois-ai-weiwei-demoli-a-shanghai 

454246

Ai

 

En cuarentena. By Er1cBl41r


Una sensación de inminencia nos acompaña con una permanencia 777

obstinada y esa insistencia que perpetúa [0]* el malestar de la convicción

de que nunca termina por suceder precisamente eso que no sabemos 6

lo que es, nos agota emocionalmente. Deseamos ser liberados de nues-

tro destino, sea cual sea, sustituir un vacío por otro, caer en una catás-

trofe aún mayor que nos obligue a olvidar el ahora. Todo va mál. El ser

humanizado no encaja en un mundo transformado por la locura manifies-

ta del hombre, vivimos en un planeta extraño, a-humano [7], intervenido

por el poder del delirio más excesivo.  Nos domina un morboso impulso

autodestructivo y el planeta habitado y su naturaleza nos evita. [ El mun-

do nos tiene en cuarentena.] Nos aparta del nucleo del sistema natural [1]

para evitar contagios.  [54389237598235]*. El huesped amenaza el or-

ganismo entero. La Tierra se defiende y nos aniquila. [13]^ 666666666^