PLAN ECONOMICO TRANQUILO PARA PONER A TRABAJAR A TODA EUROPA EN FAVOR DEL ESTADO SOSTENIBLE DEL BIENESTAR SOCIAL.


Idea gratuita.

Siempre me he preguntado porqué la iniciativa pública con el dinero solidario de las aportaciones de los ciudadanos no se emplea con la necesaria suficiencia para invertirlo en “Planes Inteligentes Tranquilos” que permitan construir una sociedad sobre la base mejor cimentada, la solidaridad organizada al servicio de la tribu humana.En Europa hemos olvidado unas cuantas cosas que habíamos considerado buenas, ideas sobre la justicia social, la felicidad humana, el progreso real, ese que permite al ser humano vivir con dignidad en un ambiente seguro de respeto mutuo en un sistema que le permita desarrollar libremente sus capacidades e intervenir decisívamente en las elecciones colectivas. Vivir para disfrutar de la vida es posible. Sin duda, sin ninguna duda podemos tener una sanidad de calidad, gratuita, universal, nuestra, pública, una educación gratuita, universal, de nosotros y para nosotros, pública, humana, sin exámenes ni calificaciones, que supere la táctica equivocada y tan negativa de direccionar todos los esfuerzos a la integración del alumno en el firmamento artificial del mercado de trabajo influido por el dictado arbitrario de la economía libre de mercado regulada para el beneficio en favor de la endiosada plusvalía. Un día no tan lejano pensábamos con entusiasmo que desde Europa, alumbrados por las luces de la ilustración podíamos exportar sin imposiciones, sin abusos ni depredaciones, con el debido respeto a las diferentes culturas, ciertas ideas revolucionarias que necesariamente estarían dedicadas honesta y lealmente a mejorar allí donde se encontrase la vida humana, para extender la bondad de su influencia a todo lo que se encuentra sobre la faz de la tierra. Un equilibrio natural desde la justicia. ¿Donde están ahora nuestros sueños?, ¿porqué hemos devaluado la utopía?, como nos hemos despreocupado, olvidado nuestra responsabilidad, distraído con tonterías económicas, enredados en disputas dañinas, para que en la práctica la realidad nos muestre un fracaso social que ahora mismo resulta ineludible. Vale, de acuerdo, nos equivocamos, en algún lugar del camino tomamos una ruta incorrecta y ahora nos encontramos aquí, aturdidos y exhaustos, terriblemente cansados, contemplando con incredulidad los estragos de una crisis que nuestra negligencia ha provocado con distinto grado de responsabilidad. Bueno, cómo podemos revertir esta situación y ponernos a trabajar con tranquilidad en un proyecto colectivo para mejorar la sociedad, eso que nosotros somos en primera instancia y que levita sobre todas las otras cosas, la experiencia vital del arriesgado y fascinante día a día, la maravillosa oportunidad de ser nosotros mismos para poder respirar con la libertad suficiente. Si queremos tener un futuro aceptable tenemos que propiciarlo. Si con nuestra falta perdonable de incompetencia, es verdad que son muchas las cosas buenas que tenemos en el lado bueno de nuestra contabilidad humana en el libro de la historia, también  hemos creado problemas diversos que son consecuencia de las distintas actividades humanas sobre el “entorno total”, actividades políticas, económicas, sociales sobre ambientes humanos, animales y vegetales, marinos, aéreos y terrestres, y hasta espaciales, por el amor de Dios….., en un ejercicio global de alimentación descontrolada de un monstruo a-humano que devora salvájemente todos los recursos disponibles para el deterioro progresivo planetario. Algunos falsos visionarios piensan perversamente que el ser humano cibernetizado (sin alma) llegará a tiempo  justo antes de la irreversible gran catástrofe planetaria para convertirse en tripulante navegante errante en un espacio frío y despoblado, a la deriva, hasta encontrar un nuevo mundo que nos dé una nueva oportunidad. Mundo nuevo en el que sin duda repetiríamos los mismos viejos errores, pero que importaría eso si el vasto universo estaría repleto de nuevas oportunidades para la depredación salvaje. De oca a oca y tiro porque me toca. Ahora toca en Europa direccionar todos los esfuerzos económicos por la misma ruta, a saber, en la vía correcta de la corrección, en la recuperación de todo lo perdido, en la subsanación, en la atención a las necesidades básicas de la población, sí, en el trabajo para nosotros en sustitución del trabajo para la plusvalía, porque el primer beneficio es el beneficio solidario de la población, activando organizádamente todos los recursos disponibles, recuperando todos los activos parados, humanos y no humanos. ¿Cómo se financia eso?. Solo se necesita un gran acuerdo internacional porque el “plan económico tranquilo” tendría una visión global positiva. La fórmula es sencilla, se inventaría una cantidad de dinero suficiente con el respaldo de Un Tesoro Internacional Público que garantizara mediante un “valor ético monetario” el respaldo de  una moneda de curso internacional que “pagaría” en sus plazos y con los intereses establecidos toda la deuda mundial a través de un fondo específico. El respaldo moral tiene mucho más valor que el patrón oro, (al fin un metal como otro cualquiera), y este nuevo “valor ético” validaría toda inversión pública desde la “razón social” y el beneficio colectivo.

Con esta nueva moneda se podría financiar a nivel global un desarrollo sostenible que recuperara mediante la obra púbica el respeto del equilibrio justo internacional. Las ventajas serían impresionantes, la solidaridad financiera daría lugar a un renacicmiento de la humanidad. Puede que esté un poco chiflado pero yo creo firmemente en esta idea. Un mundo mejor es posible. Atentamente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s